¿Qué se necesita para ser competitivo en el mercado laboral?

Cindy VillegasCindy Villejas
febrero 24, 2009
COMENTARIOS

Al terminar la universidad, todo estudiante debe enfrentar la realidad y descubrir si es  lo suficientemente bueno para sumergirse en el mundo laboral y ser requerido por las empresas. Es ahí, donde se verá si su “Alma Máter” le dio, realmente, las habilidades necesarias para trabajar.

A partir de sus necesidades empresariales, cada organización crea un “perfil ocupacional” para contratar a su personal, en él, se describen las características idóneas que deberán tomarse en cuenta al momento de la entrevista de los candidatos a un puesto. Es aquí, donde entrarán en juego todas las características del entrevistado.

Para Patricia Canepa, consultora Senior de DBM, “un líder tiene que ser necesariamente proactivo, tiene que tener iniciativa para conseguir resultados a pesar de los obstáculos.  El liderazgo tiene que ver mucho con la actitud, el querer conseguir resultados”.

Hoy se busca una persona con “saber”, con “saber ser” y con “saber hacer”, es decir, un ser competente que va a  utilizar todos sus recursos, tanto los personales como los intelectuales adquiridos en la universidad, para poder  enfrentarse a  los problemas del mundo laboral.

El que un alumno tenga las mejores notas no siempre lo convierte en un candidato deseado para las empresas, y mucho menos en un líder. Es el valor agregado que sepan darle a sus conocimientos lo que llamará la atención del contratante. Ya no se busca al “cerebro” de clase que pueda trabajar al ritmo de una computadora, sino, que se requiere de un universitario con responsabilidad social.

Competencias laborales

Para poder jactarse de un desempeño profesional eficiente, el universitario-trabajador deberá de recurrir a tres tipos de competencias, que en combinación, serán la clave para la resolución de problemas y el camino al éxito.

La competencia básica abarca  las habilidades de la persona en el área de lenguaje, las comunicaciones, la aplicación numérica y el manejo creciente de las tecnologías de la información.

En la competencia conductual se encontrarán aquellos rasgos personales, los cuales son los que impulsan a las personas a lograr las metas, tener proactividad y destacar en el mundo laboral.

La competencia funcional es aquella que llevará al trabajador a poder cumplir con los estándares requeridos por la empresa en la que se desempeña.

Estas tres habilidades se obtienen a través de la vivencia, las experiencias y los conocimientos aprendidos a través de la educación.

“El ser atractivo para las empresas es un tema complejo que se basa mucho en percepciones, pero también en un análisis inicial de qué es lo que necesita la empresa y cómo uno puedo agregar valor; es decir, cómo uno puede, por medio de sus habilidades y conocimientos, agregar valor a la empresa, o ayudar a solucionar sus problemas” explica la consultora Canepa.

Éstas son las características personales que todo profesional deberá tener para ser considerado para un puesto, pero por otro lado, no se puede dejar de mencionar los conocimientos y herramientas que la universidad deberá de entregar a los alumnos para terminar su formación laboral.

Competencia intelectual

Las instituciones son las encargadas de poder brindar programas educativos en donde  se nutra al estudiante de habilidades para el mundo laboral. Las universidades peruanas, teniendo en conocimiento las exigencias del ámbito laboral en un mundo globalizado, presentan cursos de extensión para todo trabajador.

Existe, por ejemplo, el curso de “Liderazgo gerencial”, que trata los temas de la creatividad, la visión compartida, el manejo de la persona con integridad en el mundo de los negocios. El “Coaching”, que se relaciona con la capacidad humana para poder crecer y lograr conductas satisfactorias, donde se brindan herramientas claves para lograr el objetivo.

Muchas instituciones ofrecen cursos de extensión, los cuales ayudan a profundizar la información adquirida en pregrado, brindándole al trabajador, un valor agregado. Estos nuevos conocimientos son apreciados por el empleador, pues demuestran la proactividad requerida en las empresas y un alto nivel intelectual, armas perfectas para el mundo laboral.

“La formación académica tiene mucho que ver y complementa el tema de la actitud, porque idealmente debe enseñarse análisis, disciplina, persistencia, trabajo bajo presión, solución de problemas, entre otras habilidades que también son importantes en el mundo laboral”-expone Canepa- , todas estas características, en conjunto de los conocimientos, harán del estudiante, un ser necesario para las empresas.

Autor: Andrea Paz- Universia Perú

Comentarios