Incentivos laborales: motivando a los empleados

marzo 23, 2009
COMENTARIOS

La mayoría de las grandes empresas entregan estímulos a sus trabajadores además del sueldo. Es una forma de motivarlos para que lleven a cabo las metas que se les imponen. El método se ha transformado en una herramienta bastante eficaz a la hora de de mantenerlos más productivos.

Si bien es cierto que este procedimiento no es obligatorio y depende de cada entidad, una gran mayoría lo practica. La principal razón esgrimida es que la empresa progresa de manera mucho más efectiva y en reiterados casos, sobrepasa las metas requeridas gracias a estos “cariñitos” a sus empleados.

Los incentivos pueden ser de diferentes tipos como: salarios, premios, beneficios sociales, oportunidades de progreso, estabilidad en el cargo, aumento de sueldo y prolongación de vacaciones, entre otros. Las oportunidades en las que se pueden dar estos estímulos son variadas. Generalmente, se usan cuando se sobrepasa las metas, se ha cumplido eficazmente con un determinado trabajo o en celebraciones, como, Navidad, fiestas patrias, donde se entregan los llamados “aguinaldos”.

El caso de Juan, un hombre que con esfuerzo ha logrado crear su propia empresa, refleja la diferencia que existe entre una entidad que entrega incentivos a sus trabajadores y una que no lo hace.

Juan tiene una empresa consultora donde existen alrededor de 100 empleados. Su institución siempre se ha caracterizado por entregar incentivos a sus trabajadores, quienes según cuenta, trabajan bastante mejor y más motivados con el fin de cumplir las metas y recibir su “premio”.

El motivo de adoptar tal medida fue que en la empresa donde trabajaba anteriormente como empleado, nunca recibió algún incentivo por su trabajo. Esto pese a que, según él, siempre cumplió a cabalidad con sus tareas e incluso más.

Afirma que no se trata de entregar premios por todo lo que hace eficazmente un empleado, ya que hacerlo es parte de su trabajo, pero sí retribuirle cuando gracias a él la empresa avanza.

Además, los incentivos no sólo son materiales también pueden ser vacaciones, reducir en ocasiones la jornada laboral o simplemente felicitarlo cuando hace una tarea conforme a lo señalado.

Queda claro que los premios constituyen una buena forma de motivar a los trabajadores para que su producción sea mayor. Y tú que siempre cumples las metas que se te imponen ¿recibiste algún beneficio extra?

Fuente de la Fotografía: www.adams.es

Comentarios