De la casa al trabajo y del trabajo a la casa

Universia ColombiaUniversia Colombia
julio 19, 2010
COMENTARIOS

Por Nataly Sánchez Forero

El camino que recorremos diariamente para desplazarnos al trabajo en la mañana y a nuestro hogar en la tarde, puede ser largo, tedioso y hasta traumático dependiendo del transporte que usemos.

Este trayecto puede marcar nuestro ánimo y desempeño del resto del día, pues es posible que tengamos que soportar filas, empujones, trancones y demoras y que todo esto convierta el ánimo y la energía con que despertamos en malhumor, estrés, enojo e irritabilidad.

Por esto es importante que tengas en cuenta varios factores al emprender el camino:

1. El tiempo. Si ya sabes cuanto tiempo te toma llegar hasta tu sitio de trabajo, trata de salir de tu casa con algo de anterioridad, 10 o 15 minutos. Esto evitará que en el caso de un trancón puedas manejar la demora que este provoca con más calma.

2. La ruta. Si vas en carro puedes mirar todas las rutas posibles para llegar al trabajo y escoger la menos congestionada, que tenga menos semáforos y que te lleve directamente sin tener que tomar muchos atajos. Si vas en trasporte público ten en cuenta que los buses y busetas por lo general toman las vías principales, pero existen opciones de rutas alternas, trata de identificarlas, talvez estas sean una buena opción para evitar los trancones de las vías principales. Es importante que sepas exactamente donde debes bajarte, ya que en ocasiones se nos hace tarde sólo porque nos pasamos del destino o nos bajamos mucho antes y tuvimos que caminar un largo trayecto.

3. Mientras viajas. Trata de realizar alguna actividad que te mantenga despierto, animado y te ayude a soportar los empujones, la incomodidad, en el caso del transporte público, y el tráfico.

• Escuchar música es una buena opción, incluso puedes cantar un poco para alegrarte el día.
• Otra opción es recorrer el camino con un compañero, tomar el transporte juntos o compartir el carro; charlar te mantendrá despierto y te hará olvidar la congestión vehicular.
• Leer no es una buena opción porque puede afectar tu visión y te distrae demasiado, te puedes pasar de tu paradero y si vas manejando ni hablar de leer.
• Dormir tampoco es muy aconsejable, pues talvez te despiertes al otro extremo de la ciudad y además te sentirás algo desorbitado, confundido y con mucho sueño.

Estas son algunas recomendaciones para tener un viaje placentero, que no afecte tu desempeño laboral, ni tu ánimo. ¿Y tu cómo vas de la casa al trabajo y del trabajo a la casa?

Comentarios