¿Cómo pedir vacaciones?

Sofia SaucedoSofia Saucedo
abril 8, 2011
COMENTARIOS

La primavera ya comenzó. El calor, los festivales musicales, Semana Santa y los puentes están ya a la vuelta de la esquina, lo cual nos hace pensar a todos ¿por qué tengo que quedarme encerrado en la oficina cuando podría estar disfrutando de la playa con una deliciosa piña colada en la alberca?

Muchos jóvenes que se encuentran en su primer trabajo o que nunca se han visto en la situación de pedir vacaciones comienzan a sufrir esta época pensando en cómo pedirán vacaciones en lugar de empezar a hacer planes para divertirse.

Si tú eres uno de esos despistados que jamás ha tramitado unos días de descanso, aquí te tenemos una guía para que no llegues temblando a la oficina de tu jefe y mucho menos salgas de ahí con un “no” como respuesta.

Prepara bien tu discurso. Entre más convincente, seguro y confiado te oigas, mayores serán las probabilidades de que obtengas el sí que tanto anhelas
Busca un buen momento. Mientras más relajado, de buen humor y sin muchos pendientes se encuentre tu jefe mejor
- Intenta no pedir vacaciones cuando hayas cometido algún error garrafal en tu trabajo o justo después de un regaño porque seguro que te dice que no
Ponte de acuerdo con tus compañeros para organizar las vacaciones de modo que se la carga de trabajo se pueda repartir equitativamente y el área no se quede desprotegida, así tu jefe se quedará más tranquilo y verá que eres una persona responsable y organizada
No tengas miedo, estás en tu derecho de pedir vacaciones, así que hazlo decidido pero con respeto y buena actitud
Coméntale a tu jefe por adelantado cuándo vas a necesitar vacaciones antes de ponerte a hacer reservaciones y pagar hospedaje y boletos de avión
- Una vez que ya tengas el permiso, envíale un correo para recordarle de tus vacaciones y recuérdale los avances que has hecho en tu trabajo

Recuerda que las vacaciones son una prestación obligatoria contemplada en la Ley Federal del Trabajo que le asegura al empleado un periodo anual para reponer energías.

Además de las vacaciones es importante que conozcas el monto de tu prima vacacional, la cual es una remuneración adicional que corresponde al 25% de los días a los que el trabajador tenga derecho a descansar según su antigüedad y es muy fácil de calcular: Promediando el sueldo diario del trabajador, luego se multiplica por los días de vacaciones que le corresponden y de esta cifra se obtiene el 25%.

Cualquier duda o pregunta que tengas sobre tu periodo de vacaciones es mejor que lo veas con el área de Recursos Humanos de tu empresa o que preguntes a tu jefe directo.

Ahora sí, ¡a disfrutar y descansar bajo el sol y un cocktail con sombrillita!

Comentarios