Cómo renunciar y no morir en el intento

Sofia SaucedoSofia Saucedo
julio 13, 2011
COMENTARIOS

Una mejor oportunidad de crecimiento profesional, insatisfacción personal, un mejor sueldo, desacuerdo con tus superiores, retomar o iniciar tus estudios, disgusto con el clima laboral en tu oficina, cambiar de residencia, o cualquiera que sea la razón que te haga renunciar a tu trabajo, debes estar conciente de que es una decisión importante ya que, además de el beneficio que traiga específicamente para ti, significa cambios en la dinámica laboral de la empresa en la que estás y también representa una parte de tu trayectoria profesional.

La razón que te está llevando a dejar tu empleo, así como la relación que durante el tiempo que prestaste servicio en un centro de trabajo tuviste con tus jefes y compañeros, sin duda alguna marcarán la forma en que presentarás tu renuncia. Es muy probable que si no estás en buenos términos con tus superiores, tengas un sentimiento de molestia y fastidio, es por eso que la primera recomendación que te damos es que, pese a eso, trates de decir adiós de la mejor forma posible y sin tantas complicaciones.

Decir adiós

Ya que analizaste el dejar tu trabajo y la decisión está tomada, la mejor opción es que trates de no generar rumores con tus compañeros de oficina antes de notificarlo a tu jefe directo. Es importante que se lo hagas saber con la finalidad de resolver varias cosas:

  • Que te ayude o te indique la forma de comunicarlo a los demás superiores.
  • Que pueda comenzar un proceso de búsqueda para conseguir quien te supla.
  • Además de que te puedas acercar al área de Recursos Humanos para llevar a cabo los trámites necesarios para tu renuncia.

Tips para presentar tu renuncia:

  • Si está en tus posibilidades, avisa de tu renuncia con mínimo 15 días de anticipación a la empresa para que consigan a alguien que ocupe tu puesto.
  • No olvides redactar una carta de renuncia, misma que te ayudará a cerrar de manera formal tu relación con la empresa. En términos generales en esta se especifica que terminas el vínculo laboral de manera voluntaria y que no se te adeuda ningún tipo de dinero (mismo que por ley te corresponde y la empresa deberá entregarte).

Que una buena imagen perdure

Si durante la estancia en el trabajo que estás dejando no tuviste ningún problema o saliste airoso de ellos, si tu relación fue cordial con tu jefe y compañeros, y tu trabajo dio buenos resultados, con toda seguridad, una vez que estés fuera de la empresa, la imagen que tendrán de ti será buena, lo cual suma varios puntos extra para cuando necesites referencias o simplemente vuelvas a tener algún tipo de contacto con las personas con las que trabajaste.

Si tal vez tuviste algunas fricciones con tus compañeros de trabajo o con el jefe, o tus resultados en las actividades desempeñadas no fueron los esperados, al momento de renunciar tienes una última oportunidad para no quedar tan mal. Trata de despedirte de manera cordial y dejando todo lo que estuviera a tu cargo en orden.

Deja en orden tus pendientes y herramientas de trabajo

Muy probablemente si ya tenías pensado cambiar de trabajo pudiste ganar un poco más de tiempo antes de presentar tu renuncia para ir poniendo en orden todas las actividades que estaban a tu cargo, así como de verificar que tus herramientas de trabajo (computadora, teléfono móvil, escritorio, archivero, etc.) estén en buenas condiciones.

Es básico que después de presentar tu renuncia entregues tu puesto, lo que incluye regresar las herramientas que te hayan proporcionado para desempeñar tus actividades, así como archivos, documentos e información que hayas manejado el tiempo que laboraste en la empresa.

Tips para entregar tu puesto:

  • Crea un listado general de las carpetas, físicas y digitales, que tengas, así como la información que cada una contiene.
  • Independientemente de que la empresa cuente con un perfil de tu puesto, redacta una descripción de las actividades que desempeñabas ya que puede haber puntos que ellos no tuvieran presentes o que sean importantes para quien llegue a cubrir tu lugar.
  • Realiza un inventario del material tecnológico (computadora, grabadora, teléfono celular, USB, etc.) o cualquier otro tipo de herramientas que te hayan proporcionado, mismas que en ese inventario notificas que estás regresando.
  • Escribe una nota de entrega-recepción donde especifiques todo lo que estás entregando al momento de dejar tu puesto, de tal forma que alguien asignado por la empresa te pueda firmar de recibido una copia de dicho documento.

Capacita a tu suplente

Si la empresa tuvo la oportunidad de encontrar a la persona que ocupará tu lugar antes de que te vayas del trabajo, un buen gesto de tu parte es que puedas capacitar a tu suplente por lo menos en los procesos más complicados que realizabas.

En caso de que ya no tengas posibilidad de permanecer más tiempo en la empresa porque tienes que comenzar tus actividades en el nuevo trabajo, algo que sería de utilidad para quien ocupará tu puesto es contar con un manual (básico y muy sencillo) de las actividades que desempeñabas.

Todo esto también podrá sumar un punto a la buena imagen que dejes al irte de la empresa.

Inicia una nueva etapa

Una vez que te aseguraste de dejar todo en orden y la empresa ha cumplido con sus últimas obligaciones como patrón (entregarte sueldos devengados, vacaciones, fondo de ahorro –si es el caso-), ya estás listo para iniciar una nueva etapa.

Puede que renunciar no sea un proceso constante en tu vida profesional, pero sin duda, al momento de buscar crecimiento y desarrollo fuera de la empresa en la que prestas tus servicios, implicará que tengas que repetir todos los consejos que ya te dimos.

Ejemplo de carta de renuncia:

LUGAR Y FECHA

NOMBRE DE LA EMPRESA

JEFE

CARGO

PRESENTE.

Por medio de la presente, vengo a renunciar voluntariamente al trabajo que venía desempeñando a esta fecha con la Empresa XXX, como empleado en el cargo de XXXXXX, ubicado en:  DOMICILIO.

Así como también dar por terminada la relación de trabajo que me unía a esta empresa, no reservándome acción ni derecho alguno que ejercitar en contra de la misma, agregando que no se me adeuda salario alguno, ni séptimo día, vacaciones, días festivos, aguinaldo, ni alguna otra prestación que de acuerdo a la ley pudiera haber tenido, no reservándome acción ni civil ni penal en contra de la Empresa a que me refiero con anterioridad, toda vez que se me ha liquidado sueldo, vacaciones, aguinaldo y demás prestaciones que establece la Ley Federal del Trabajo, así mismo manifiesto que durante el tiempo que preste mis servicios con la multicitada Empresa, nunca sufrí accidente de trabajo alguno y mucho menos adquirí alguna enfermedad, presentado esta renuncia con carácter de irrevocable.

Agradeciendo de antemano sus atenciones quedo de ud.

A T E N T A M E N T E

FIRMA

NOMBRE DEL EMPLEADO

TESTIGOS                       TESTIGOS

(Fuente: Trabajando.com)

Comentarios